Buscar

miércoles, 25 de enero de 2017

La Ballena de Oriñón

Hoy volvemos a Castro Urdiales. La Ballena de Oriñón es una de las tres denominaciones con las que se conoce a un cabo situado en la costa de Sonabia, a los pies del conocido Monte Candina. Sus otros dos nombres son cabo Cebollero y punta Sonabia, pero aquí siempre llamaremos a este accidente geográfico con el título de esta entrada. Su longitud, desde el istmo hasta su punta septentrional es de 450 metros.

¿Por qué llaman a este saliente "la Ballena"? Una imagen (o en este caso dos) valen más que mil palabras:
La Ballena desde Islares.
Otra imagen de la Ballena de Oriñón.
Como podemos ver en las fotos superiores (tomadas desde Islares y el camino hacia la playa de Sonabia respectivamente), el cabo tiene forma de ballena, aunque eso es solo apreciable desde lejos. Lo de "Oriñón" es por el nombre de otra localidad cercana.

Es un sitio muy bonito, puede que el mejor para respirar la brisa marina en la zona oriental de Cantabria y para hartarte de hacer fotos, pero si lo que buscas es un lugar histórico, lamento decirte que el cabo Cebollero no es para ti.
Uno de los caminos que van hacia la Ballena.
Para llegar, aparca en Sonabia y coge alguno de los múltiples caminos que van hacia la costa. Una vez que hemos salido a unos prados, solamente hay que dirigirse hacia el cabo/península protagonista de nuestro post de hoy.

Si queremos pasar a la Ballena, es fundamental que la marea esté muy baja ya que en el istmo hay una "pequeña grieta" en la que se mete el agua. Otro requisito es que no haya mucho oleaje.
Llegamos al istmo.
Como se puede ver en la foto anterior, el istmo está formado principalmente por estratos, lo que nos facilita en parte el trayecto hacia el cuerpo de la Ballena ya que nos proporcionan subidas relativamente rectas y no muy empinadas. A partir de ahora todo es roca, por lo que recomiendo un calzado resistente. Pasar el istmo puede resultar difícil a la vez que peligroso, pero tendrás una buena aventura.


Cala rocosa en punta Sonabia.
La parte final del istmo y el Monte Candina.
Una vez que estemos en la Ballena como tal, las vistas son más que increíbles. El Candina preside el paisaje al mirar hacia el sur.

El istmo.
El istmo tiene una longitud de poco más de 200 metros, pero son 200 metros para el recuerdo. Lo pasas mal recorriendo esa distancia. Pero no te preocupes, porque hay recompensa.


Vistas al sur desde la Ballena.
Existe un camino bastante marcado por el dorso de la Ballena de Oriñón, desde el que hay buenas vistas, como las de la foto anterior, con el Candina y la playa de Oriñón a la izquierda.



Si aquí hubiera un géiser, este saliente costero sí que sería un verdadero cetáceo, ya que parecería una ballena real expulsando agua por el espiráculo.


Camino sobre la Ballena de Oriñón.
Una vez arriba, verás, además del Cantábrico, Laredo, Santoña con su Buciero, el puerto de Bilbao... Suele haber pescadores en los pequeños acantilados del cabo Cebollero, así como jóvenes de la zona bañándose en verano. Desde Hablando de Cantabria pido no acercarse demasiado a los acantilados, porque luego pasa lo que pasa.


Entrada siguiente: La senda fluvial del Pas
Entrada anterior: Setares

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada